Reciclando tu trabajo

Un interesante post sobre reciclar tus propias ilustraciones para darles un uso creativo y productivo en microstock, está escrito por una ilustradora cuyo blog nos ha servido a muchos como guía e inspiración. Aconsejo seguirla y leerla.

Stock Mission

3Microstock tiene una ventaja que no tienen otros trabajos, sobretodo aquellos que están destinados al cliente. La posibilidad de reutilizar tu trabajo para otros proyectos anteriores.

Como diseñador gráfico, cuando realizas un logotipo para una compañía, se da por hecho que ese logotipo es exclusivo para esa empresa. No sería correcto re-venderle ese mismo logo a la competencia. Por eso les cobras más dinero, por que ese bonito diseño que has hecho es solo para ellos. Pero microstock se basa en vender un mismo dibujo (muy barato) a todo el que lo quiera. Esto puede crear situaciones incómodas para el cliente. Puedes llegar a ver dos restaurantes con un mismo logotipo. Por supuesto, eso es culpa del cliente, que se negó a pagar el precio de un diseño exclusivo.

4

Pero para el diseñador de Microstock es una enorme ventaja.

Todos los trabajos que he hecho para clientes están en…

Ver la entrada original 187 palabras más

Anuncios

Más de mil ilustraciones

1000ilustraciones
Nada es imposible.

Parecía imposible de conseguir cuando el año pasado llegué al apasionante e intrincado mundo del microstock. Pero ya es una realidad. Después de meses dibujando a destajo e intentando subir ilustraciones a las agencias, colándolas a ratos perdidos entre otros encargos que hasta hoy fueron mi principal actividad, por fin puedo allanar parte de ese difícil camino alcanzando la simbólica cifra de 1000 ilustraciones (en Shutterstock, porque en las demás agencias me falta un poco todavía).

¿Por qué es importante esta cifra? Muy sencillo, porque a partir de aquí el terreno no es que se haga más fácil o más liviano, pero sí se acelera el compás de trabajo. Las 100 primeras ilustraciones fueron complicadas, al menos para mí, que soy más de hacer dibujos elaborados y aún no dominaba del todo el arte de la serialización; pero las siguientes fueron más fáciles. La experiencia es un grado y con el tiempo he aprendido cuáles son los tres pilares básicos de la ilustración de microstock:

  1. Inspiración. Mantenerse alerta y con inquietudes acerca de lo que se está haciendo ahora; de los temas, los estilos, lo que vende y lo que no y luego ya, amalgamar toda esa sopa de información y hacerla propia, adaptarla a lo que nos gusta y transformarla hasta que nos sintamos cómodos. Vale como inspiración desde la fotografía hasta la pintura, desde un viaje hasta una melodía. Todo es susceptible de transformarse en una buena ilustración de microstock.
  2. Calidad. Aquí establecería una pauta importante: la cantidad es necesaria; pero la calidad es imprescindible. De nada sirve que tengas más de 20.000 ilustraciones si éstas carecen de una sensibilidad mínima. El amor por tu trabajo generará un reflejo que será reconocido, apreciado y valorado por los compradores de tus ilustraciones. No lo olvides, pero tampoco dejes de lado la cantidad. A más dibujos, más ventas; sólo hay que encontrar un equilibrio y aquí es donde entra el tercer pilar del microstock:
  3. Serialización. Es decir, hacer que tu mimada ilustración sea versátil, flexible y elegantemente caprichosa. No se trata de variar el color de un fondo o un elemento y repetirlo sin pausa más de cien veces; es más, te arriesgas a que la agencia lo eche para atrás por spam; pero sí es posible convertir una imagen en otra y conseguir una atractiva serie de ilustraciones que tengan tanto poder juntas como separadas.

Por último habría que añadir un factor importante a la hora de trabajar como ilustrador de microstock y es la planificación de objetivos. No se trata de morir en el intento de hacer 500 ilustraciones mensuales y ofrecer un trabajo mediocre con tal de llegar a la meta; plántate en una cifra realista, yo me puse el objetivo de hacer 20 ó 25 ilustraciones a la semana y aunque no siempre puedo alcanzarla, no me mortifico si alguna vez no llego, pero procuro que esté lo más cerca posible. Eso da confianza y anima a seguir. Recuerda que trabajar como ilustrador de microstock compensa a medio o largo plazo (y a veces, a muy largo plazo) pero el resultado merece la pena: conquistar la libertad en tu trabajo.  

Versatil1a
Inspiración en carteles turísticos de los años 50 con el Caribe y su música como protagonistas.
Versatil1
Recreación simplificada de las ilustraciones anteriores. Mismo tema, diferente interpretación.

GuardarGuardar