El Tarot de La Inspiratriz III: La Sacerdotisa

CircularTarotCards-June19-03LA SACERDOTISA

Surgen las primeras dudas, los miedos, las sombras y agoreras fantasías sobre el fracaso. Y La Sacerdotisa, desde su trono de sabiduría, nos incita a la reflexión y a la mesura. Es natural que tras la impulsividad del Loco y el entusiasmo del Mago, las energías se disipen y el desánimo irrumpa en toda su realidad. Nunca hubo empresa humana que se desarrollara felizmente sin antes sortear numerosos escollos y eso es lo que La Sacerdotisa, con racionalidad y buen juicio, está dispuesta a mostrarnos.

La Sacerdotisa, desde su trono de sabiduría, nos incita a la reflexión y a la mesura.

EN LA PRÁCTICA

El proyecto ya está listo para una primera y difícil evaluación: la nuestra propia. Y será imprescindible que contemos con la confianza suficiente como para abordarla con seriedad, despojados de prejuicios y decididos a la autocrítica. La INTUICIÓN será de capital importancia ante los consejos y críticas que podamos recibir, ya que en estos momentos nosotros sabemos, mejor que nadie, lo que de verdad nos conviene.

LA TAREA DE LA SACERDOTISA: Hacer una lista de “pros” y otra de “contras”. Elaborar un análisis DAFO (Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades) y enfrentarlo a un análisis CAME (Corregir Debilidades, Afrontar Amenazas, Mantener Fortalezas y Explotar las Oportunidades). Tomarnos unos días de descanso, no pensar demasiado en el proyecto, pero estar alerta ante las ideas o pensamientos que puedan surgir y, si fuera necesario, consultar con alguien de confianza. 

Tras la meditación y el silencio, aguarda el abrazo cálido de La Emperatriz.

El Tarot de La Inspiratriz II: El Mago

CircularTarotCards-June19-02EL MAGO

Ha llegado momento de que aquella idea o proyecto surgidos de la mente del Loco eche a rodar y el Arcano número uno del Tarot, haga su magia. El impulso creador del Mago es el que inspira a dar forma a las ideas, sacándolas del cajón de los esbozos y abriendo el primer capítulo de una nueva realidad. Tenemos las herramientas necesarias para lograrlo, sólo falta saber cuáles son las más adecuadas. El Mago nos brinda la creatividad, una sed inagotable de conocimiento y el entusiasmo necesario para no sucumbir a la derrota. La confianza será, a partir de ahora, la clave de nuestro proyecto.

El impulso creador del Mago es el que inspira a dar forma a las ideas, sacándolas del cajón de los esbozos y abriendo el primer capítulo de una nueva realidad.

EN LA PRÁCTICA

Nuestra idea ha evolucionado y ya se nos presenta materializada en el futuro. Los principios sólo necesitan un Mago generoso que pondrá a nuestra disposición todos sus trucos para facilitar la tarea de ordenar esa realidad en PROVECHO de nuestras capacidades, sin desestimar ayudas externas y preparándonos, con tino y responsabilidad, a emprender esta aventura.

LA TAREA DEL MAGO: Tras la concepción, llega la planificación. Basta con elaborar un sencillo “briefing” de una hoja en el que trazaremos lo que será, de ahora en adelante, nuestro mapa de ruta: el nombre, la filosofía, la imagen, el público al que va dirigido y una muy breve descripción del objetivo. Cuantas menos palabras usemos, mejor definiremos su propósito.

El viaje continúa y La Sacerdotisa nos espera en la próxima estación dispuesta a compartir su sabiduría.

 

El Tarot de La Inspiratriz I: El Loco

Siguiendo al primer post El Tarot como Inspiración, continuamos con este concepto en relación al Tarot de La Inspiratriz, una baraja concebida más como instrumento para abrir nuevas vías a la creatividad que como método tradicional de adivinación, por tanto, la interpretación de las cartas estará basada en casos prácticos que huyen de la cartomancia y la magia y se adentran en otro universo no menos apasionante: el universo de las ideas.

Desde ahora ya no vamos a adivinar el porvenir, sino que lo construiremos descubriendo nuevas fórmulas que nos ayuden en la consecución de nuestro proyectos, ya sea cambiar de trabajo, fundar una empresa, crear una marca personal, lanzar un producto innovador, escribir un blog (o una novela), preparar una exposición o dirigir una película. Todo lo que se nos ocurra a partir de una idea.

Entremos pues en un viaje apasionante a través de los Arcanos Mayores del Tarot y detengámonos en ellos como en un juego en el que cada uno nos abrirá una puerta que marque el destino creativo de nuestros sueños.

CircularTarotCards-June19-01EL LOCO

Durante siglos, todos aquellos que se atrevieron a desafiar las normas establecidas fueron tachados de locos o, como mínimo, de irresponsables. Asociar el iluminado al genio es común a todas las culturas, pero no hay que irse tan lejos. No se trata de descubrir un nuevo continente o interpretar la forma de la Tierra como una esfera que gira alrededor del Sol. La concepción de cualquier idea necesita a veces de una buena dosis de locura para desarrollarla y es aquí donde este arlequín danzante nos espera. Cualquiera podemos tener ideas brillantes, ese Loco que habita en nuestro intelecto es el que nos incita a hacerlas evolucionar. 

EN LA PRÁCTICA

Tienes una idea, un proyecto interesante que te ronda la cabeza y que aún no sabes cómo abordar. El Loco se presenta ante ti con una única misión y su consejo es muy claro: ATRÉVETE a conseguirlo y hazte el sordo ante esas voces que, con mejor o peor intención, te dirán irremediablemente que eso a lo que aspiras sólo es una locura.

LA TAREA DEL LOCO: Escribe en una hoja de papel tu idea o proyecto. No escatimes en palabras. Imagina un mundo en el que esa idea  es ya una realidad y, como si de un loco aventurero se tratara, deja rodar tu fantasía, sin filtros saboteadores y bloqueantes.

Avanza sin miedo. El Mago te espera a la vuelta de la esquina dispuesto a empezar a trabajar en tu idea.

Receta de verano: La inspiración entre líneas (Crónica de los Cazalet)

Estamos en tiempo de lectura. Las vacaciones son la época en que una gran mayoría aparca los deberes y se atreve, puede que como única vez al año, con algún libro de más o menos fama. Yo soy de la opinión de que la lectura debería ser asignatura obligada en los colegios. Y no como el aburrido complemento de las materias de letras; sino todo lo contrario: un enriquecedor entretenimiento que abra nuevas vías a la creatividad y la inspiración.

Ni qué decir que para mí la lectura es indispensable. No concibo un sólo día sin haberme infiltrado antes en una historia ajena y haberme impregnado de mundos y sensaciones que estarían fuera de mi alcance si no fuera por la poderosa fuerza de la imaginación. Hace muchos años un compañero de estudios, también diseñador e ilustrador, me dijo que cada libro que caía en sus manos era un «nuevo cliente» y ese cliente le encargaba trabajos tales como elaborar desde la carátula del libro hasta una recreación de los personajes. Esto no es nuevo. Miles de óperas, sinfonías, películas, cómics, series de TV y obras de arte, han tomado a la literatura como medio de inspiración, pero ¿y qué hay de los lectores habituales? Lo que mi antiguo compañero hacía es, simplemente y sólo por diversión, mantener su creatividad a flote involucrándose en sus lecturas como otro narrador más y mostrarse abierto a todo lo que cada nueva historia le dejaba a bien descubrir.

Esta receta de creatividad es tan antigua como lo fue el primer hombre que se atrevió a dibujar un símbolo para comunicarse y, como aquél, no es necesario que seamos genios del cine, la música o el arte para traducir fantasías literarias a nuestro propio lenguaje. 

Como muestra de lo dicho os traigo una recomendación y un ejemplo:

Crónicas de los Cazalet es una saga literaria de Elizabeth Jane Howard, compuesta por cinco novelas de las que en España sólo se han publicado —hasta el momento— cuatro de ellas. La autora es muy conocida en Reino Unido y su talento literario ha trascendido a numerosos títulos. La primera novela de esta saga familiar es Los Años Ligeros, una recreación de los tiempos inmediatamente anteriores al comienzo de la Segunda Guerra Mundial narrada a través de voces muy diferentes en edad, clase y condición. El colorido vital de los personajes, precedido en las novelas por un árbol genealógico que sólo cobra sentido tras las primeros capítulos, me animó a interpretar a los principales personajes en estos avatares al más puro estilo retro de los años 30.

CazaletTree-07

 

El Tarot como inspiración

Hace muchos años que me interesa el Tarot, sus 22 arcanos mayores y sus 56 menores con toda la simbología que encierran me han atraído mucho más desde el punto de vista artístico que desde el adivinatorio, que también, aunque debo reconocer que nunca he creído en un futuro ya escrito al que se pueda acceder a través de unos naipes. El Tarot es mucho más que eso.

Siglos de conocimiento en magia, tradiciones, folklore y mitología avalan este compendio narrativo simbolizado en cada una de sus 78 cartas.

Resultado de imagen de tarot victorian
Selección de arcanos mayores y menores del Victorian Tarot o Tarot Romántico

Autores universales como Yeats, Silvia Plath o Borges se han servido de la cartomancia para sus poemas y cuentos. Jung confiaba en el Tarot como comprensión de arquetipos psicológicos y no pocos artistas plásticos, entre ellos Dalí, se han lanzado a interpretaciones libres y personales de tan peculiar baraja.

Resultado de imagen de dalí y gala tarot
Tarot de Dalí, con el pintor representado como El Mago y Gala, como La Emperatriz

El mundo no acaba o empieza donde lo dicten unas leyes empíricas de fundamentos científicos. Mas allá de todo eso se encuentra la imaginación, la intuición y la fantasía de la que quiera disponer cada uno para romper sus propios límites y encararse con la inspiración. En este artículo, de El País, encontraréis interesantes claves para descubrir la interacción del Tarot con escritores y artistas.

Ni qué decir que enrocarse en términos ultra racionales para desdeñar desde el principio cualquier referencia a las cartas y su simbología es más que respetable, pero discutible si lo que se pretende es ampliar la conciencia, no cerrarse a nada y buscar recursos que estimulen la creatividad.

Tomando como ejemplo las cartas de La Muerte y El Diablo de mi propio Tarot —aún en proceso y del que todavía faltan buena parte de los arcanos menores—, he realizado una interpretación libre de las mismas, tanto en imagen como en el significado posterior de ambas.

DeathAndDevil
La Muerte y El Diablo del Tarot de La Inspiratriz

En el caso de La Muerte, siempre me ha asombrado enfrentarme a personas que aún advertidas de que el arcano no significa “muerte” en sí, sino una transformación necesaria para un posterior renacimiento, reaccionaban como si realmente fueran a ser víctimas de una tragedia personal o familiar inmediata y eso, en parte, se debía a la tétrica imagen del esqueleto con guadaña representado en la carta. Por tanto, me propuse dar un giro a la iconografía y abordar la imagen del arcano desde otra perspectiva: una afligida y joven viuda en actitud meditativa, hoz en mano y con un ramito de flores recién cortadas en homenaje a la diosa Ceres: la diosa de las cosechas, las estaciones y los cambios, augurando la necesidad de preparar la tierra para la siembra que dé paso a una nueva cosecha.

Major Arcana Tarot Cards. Death. Woman dressed in veils and ancient widow clothes carrying a sickle and a sprig of flowers in one hand. Hat decorated with feathers, roses and skull.
La Muerte para La Inspiratriz, el Tarot de Marsella y el Tarot Rider Waite

En El Diablo busqué aún más la simplificación ya que esta carta encierra para mí un significado mucho más hermético y misterioso. El Diablo es representado tradicionalmente bajo las formas inquietantes del demonio Baphomet o el dios Baal esclavizando a un par de incautos. Ahondando en su simbolismo, y siempre bajo mi punto de vista, llegué a la conclusión final: la esclavitud de los seres humanos frente a nosotros mismos, sujetos con las cadenas de nuestro subconsciente a ideas, pulsiones, deseos o sensaciones. Por eso me inspiré en un diablo enmascarado representando el autoengaño, ataviado con la sobriedad de los puritanos de la Edad Moderna y encadenado a nada ni a nadie, tan sólo a su propio cuerpo, simbolizando esa necesidad oculta de revolverse y liberarse que habita en nuestro interior.

Major Arcana Tarot Cards. Death. Woman dressed in veils and ancient widow clothes carrying a sickle and a sprig of flowers in one hand. Hat decorated with feathers, roses and skull.
El Diablo de La Inspiratriz, Marsella y Rider Waite.

No hay una sola fuente de inspiración en el tarot, hay 78 cartas que ya sea unidas o por separado pueden despertar a la más oculta de las novelas, desvelar fascinantes sinfonías y transcribirse al lenguaje gráfico más impactante, desde la fotografía, la pintura o el diseño. Las posibilidades son infinitas, es por eso que os animo, desde el humilde escenario de mi blog, a descubrir y explorar este mundo. Quién sabe lo que el destino os tiene preparado con ello.

Enlace al Tarot de La Inspiratriz. Los Arcanos Mayores, en Issuu

Consigue los 22 arcanos editables en EPS, alta resolución JPG y PDF listo para imprimir en Creative Market

 

Para más información:

EL TAROT CREATIVO: UNA GUIA MODERNA PARA UNA VIDA INSPIRADA (ALPHA DECAY)

JUNG Y EL TAROT

LA PERSONALIDAD Y EL TAROT

EL TAROT DE DALÍ

Un nuevo año

Se cumplen tres años ya desde que me dedico a la ilustración de microstock a jornada completa. En todo este tiempo he aprendido que la perseverancia, la paciencia y, por qué no, los miedos; pueden llevarte mucho más lejos de lo que en un principio imaginaste.

MOntajeCalendario

Con respecto a esos “miedos” me explico: son buenos. Sí, voy a echar por tierra todas las afirmaciones positivas que nos han inculcado desde los púlpitos del buenrollismo y la new age. Tener miedo es bueno. Y lo es si pensamos que no hay nada más terrorífico y agobiante que dedicar toda tu vida a hacer algo que no te gusta; a tratar de agradar a otros para ganar un espacio ridículo dentro de un status que no has elegido y verte convertido al final en un “burócrata” de causas ajenas. Eso da pánico. Y a eso es a lo que hay que atenerse cuando uno decide volar por cuenta propia. “¡Qué valiente!” recuerdo que me decían cuando empecé a trabajar en esto. De valiente nada, sólo he escuchado a mis miedos, ésos que algunos dicen que hay que “superar”, me he agarrado a ellos y he dejado que tiren de mí. Ellos son los que me han traído hasta aquí.

Os deseo a todos una Feliz Navidad y un próspero año 2019, lleno de perseverancia, paciencia y miedos que, como los buenos vientos, os lleven a conquistar la libertad.

 

Calendario2019
El calendario 2019 (en inglés) de La Inspiratriz podéis encontrarlo en Creative Market.

 

 

El síndrome del PLATO vacío: Y mañana, ¿qué comemos?

Empiezo este post con la pregunta que cada noche me formulaba mi madre con la ingenua pretensión de que yo (una niña entonces) la ayudara a encontrar el menú del día siguiente:

Recipes Cookbook2

El caso es que debía funcionarle porque en mi ignorancia culinaria de aquellos años le decía lo primero que se me pasaba por la cabeza y que, por supuesto, me gustaba —lentejas, espinacas, pescado a la plancha, etc.—  y así ella resolvía su enigma.

Con el tiempo me di cuenta que lo que mi madre expresaba a través de esa pregunta era el miedo al «plato vacío», es decir, lo que yo misma experimenté después cada vez que tenía que hacerle frente a una campaña, un anuncio de prensa o una imagen corporativa. En este blog he transcrito recetas propias y ajenas a la hora de salir de esa niebla espesa en la que sucumbimos los que nos dedicamos a la fascinante tarea del «sacar de donde no hay» o, lo que es lo mismo, de crear algo nuevo en el mundo del «ya está todo hecho» pero ¿y si no llevamos el recetario a mano? Puede pasar, lo confieso. Las recetas también se olvidan si llevas tiempo sin cocinarlas, por eso propongo un método, basado en el ya conocido brainstorming, que a mí, al menos, me resulta infalible para salir del atasco:

Se trata de plantearnos, y no mentalmente sino escribiendo en una hoja de papel, tres preguntas básicas:

Preguntas

Según la naturaleza de lo que vayamos a tratar hay dos posibilidades:

  1. Partimos de un punto conocido para llegar a otro.
  2. Partimos de lo desconocido y como tal, no sabemos cuál será el destino.

Veamos un ejemplo práctico de la primera posibilidad, en teoría la más fácil porque ya sabemos qué tenemos y una idea más o menos aproximada de lo queremos conseguir.

Ejemplo 1

Dentro de mis muchas ilustraciones y bocetos sobre bailes tengo un gran arsenal gráfico dedicado al tango que he ido dibujando a lo largo del tiempo incluyéndolo en mis ilustraciones de stock. Pues bien, al final llegó el momento en el que quería aprovechar esas ilustraciones que ya tenía, para conseguir dar un giro a ese tema (tan trillado ya) y abordarlo de forma diferente.

¿Qué tengo? Parejas bailando tango.

¿Qué quiero? El tango visto desde otra perspectiva.

¿Cómo lo consigo? He aquí la pregunta estrella, la que consigue la magia. Puedes hacer varias cosas tras anotar tu pregunta:

  • Escribir todo lo que se te ocurra sobre el tema.
  • Buscar aleatoriamente palabras sueltas en cualquier libro o revista.
  • Hacer una búsqueda por imágenes en Google o Pinterest basada en alguna de esas palabras misteriosas.

En mi caso no tuve que correr mucho ya que en los mismos bocetos tenía garabateadas anotaciones del tipo «mujer falda flecos» «hombre sombrero bigote» «tango primitivo», y fue este último concepto el que me dio la idea; dos hombres bailando entre ellos, como en los comienzos del tango. Sí, vale, lo reconozco, no es originalísima, hay muchos profesionales del tango que bailan entre hombres y muchas representaciones gráficas al respecto, pero ¿y en el microstock? ¿hay algo? ¿y entre mujeres? Ya os lo digo yo, en las agencias principales que busqué había unas pocas fotografías y NADA de ilustraciones y por tanto, CERO vectores.

A día de hoy estas ilustraciones puede que no sean mis Top Ten, pero sí tienen un éxito moderado. Incluso le vendí una directamente a un caballero de Nueva York que quería hacer con ella un poster para regalar a su marido.

Passionate couple dancing Tango
Un tema común, diferentes conceptos.

En la segunda posibilidad la cosa cambia. Partimos de la nada absoluta, del más aterrador de los vacíos, de la deprimente desidia que da el «no sé qué hacer.»

Fuera pánico. Aquí el proceso es mucho más divertido. Propongo reunir unas cuantas cartulinas con forma de tarjetita,  o en su defecto, recortar una hoja en blanco en varios trozos. Acto seguido escribimos en las tarjetas o en los trozos de papel una palabra, podemos elegirlas al azar o incluir alguna temática, así hasta que tengamos entre diez y veinte palabras distribuidas en cada papeleta o tarjeta. Doblamos las papeletas y las metemos en una bolsa o barajamos las tarjetas sin mirar su contenido. Formulamos la primera pregunta, sacamos una palabra al azar y la apuntamos, procedemos igual con las siguientes preguntas. Al final tendremos un concepto compuesto por tres palabras. Incluso reutilizar esas palabras al azar en combinaciones distintas pueden servirnos para otra ocasión.

tarjetas

Veamos un ejemplo de esta segunda opción:

Ejemplo 2

Esta vez incluí palabras que tenían que ver con temáticas que ya estaban entre mis ilustraciones y otras pensadas al azar.

¿Qué tengo? Salió PINUP.

¿Qué quiero? La siguiente fue DEPORTE.

¿Cómo conseguirlo? FLOR.

Gracias a darle un par de vueltas a estos conceptos surgió la idea de hacer una PINUP con guantes de BOXEO y FLORES tatuadas.

The fight against stress. Pretty girl boxer hitting stress with a left hook.

Esta receta, fácil y rápida, no es sólo para quienes seguimos la dieta de la ilustración o el diseño. Vale para todos los públicos, desde músicos en crisis a poetas en horas bajas. Desde maestros de escuela a conspiradores de teorías.

La inspiración puede llegar de cualquier parte y en cualquier forma. Basta con aderezarla con los ingredientes adecuados. Y si después de todo, no es así, siempre podéis preguntar al familiar más cercano: «Y mañana, ¿qué comemos?»

En el próximo post comentaré cómo trabajar con los juegos de palabras para encontrar algo más que una inspiración puntual, esta vez nos pondremos en marcha para reconocer esos nichos de mercado, aún por explorar y que tal vez estén agazapados esperando a que los encontremos.