Más de mil ilustraciones

1000ilustraciones
Nada es imposible.

Parecía imposible de conseguir cuando el año pasado llegué al apasionante e intrincado mundo del microstock. Pero ya es una realidad. Después de meses dibujando a destajo e intentando subir ilustraciones a las agencias, colándolas a ratos perdidos entre otros encargos que hasta hoy fueron mi principal actividad, por fin puedo allanar parte de ese difícil camino alcanzando la simbólica cifra de 1000 ilustraciones (en Shutterstock, porque en las demás agencias me falta un poco todavía).

¿Por qué es importante esta cifra? Muy sencillo, porque a partir de aquí el terreno no es que se haga más fácil o más liviano, pero sí se acelera el compás de trabajo. Las 100 primeras ilustraciones fueron complicadas, al menos para mí, que soy más de hacer dibujos elaborados y aún no dominaba del todo el arte de la serialización; pero las siguientes fueron más fáciles. La experiencia es un grado y con el tiempo he aprendido cuáles son los tres pilares básicos de la ilustración de microstock:

  1. Inspiración. Mantenerse alerta y con inquietudes acerca de lo que se está haciendo ahora; de los temas, los estilos, lo que vende y lo que no y luego ya, amalgamar toda esa sopa de información y hacerla propia, adaptarla a lo que nos gusta y transformarla hasta que nos sintamos cómodos. Vale como inspiración desde la fotografía hasta la pintura, desde un viaje hasta una melodía. Todo es susceptible de transformarse en una buena ilustración de microstock.
  2. Calidad. Aquí establecería una pauta importante: la cantidad es necesaria; pero la calidad es imprescindible. De nada sirve que tengas más de 20.000 ilustraciones si éstas carecen de una sensibilidad mínima. El amor por tu trabajo generará un reflejo que será reconocido, apreciado y valorado por los compradores de tus ilustraciones. No lo olvides, pero tampoco dejes de lado la cantidad. A más dibujos, más ventas; sólo hay que encontrar un equilibrio y aquí es donde entra el tercer pilar del microstock:
  3. Serialización. Es decir, hacer que tu mimada ilustración sea versátil, flexible y elegantemente caprichosa. No se trata de variar el color de un fondo o un elemento y repetirlo sin pausa más de cien veces; es más, te arriesgas a que la agencia lo eche para atrás por spam; pero sí es posible convertir una imagen en otra y conseguir una atractiva serie de ilustraciones que tengan tanto poder juntas como separadas.

Por último habría que añadir un factor importante a la hora de trabajar como ilustrador de microstock y es la planificación de objetivos. No se trata de morir en el intento de hacer 500 ilustraciones mensuales y ofrecer un trabajo mediocre con tal de llegar a la meta; plántate en una cifra realista, yo me puse el objetivo de hacer 20 ó 25 ilustraciones a la semana y aunque no siempre puedo alcanzarla, no me mortifico si alguna vez no llego, pero procuro que esté lo más cerca posible. Eso da confianza y anima a seguir. Recuerda que trabajar como ilustrador de microstock compensa a medio o largo plazo (y a veces, a muy largo plazo) pero el resultado merece la pena: conquistar la libertad en tu trabajo.  

Versatil1a
Inspiración en carteles turísticos de los años 50 con el Caribe y su música como protagonistas.
Versatil1
Recreación simplificada de las ilustraciones anteriores. Mismo tema, diferente interpretación.

GuardarGuardar

Anuncios

TRABAJAR EN MICROSTOCK: Atreverse a ser libre

La primera vez que alguien me pregunta ¿qué es eso? tengo preparada una batería de respuestas para intentar explicar algo muy sencillo, pero que salvando la pura lógica se hace muy difícil de entender.

  • ¿Es un modelo de negocio? Sí.
  • ¿Es una forma de promocionar tu trabajo como fotógrafo, diseñador o ilustrador? También.
  • ¿Es fácil empezar a trabajar en microstock? Sí. (Más o menos).
  • Vale, muy bien, pero ¿en qué consiste? 

Aquí la respuesta tiene que ser lo más clara y más breve posible. Básicamente, el microstock se trata de vender licencias de tu trabajo, ya sea foto, diseño o ilustración, a compradores de todo el mundo. Una agencia se encargará de eso por ti y a cambio, cada vez que alguien se descargue un trabajo tuyo, te llevas una comisión o si prefieres decirlo de otra manera, unos royalties. Efectivamente, royalties como las estrellas de la música, sólo que en vez de canciones son tus diseños los que triunfan por el mundo. ¿Suena bien? Claro que sí. Entonces ¿dónde está la dificultad? Bien, aquí llegan las preguntas difíciles:

  • ¿Es fácil ganarse la vida con microstock? Todo lo fácil que es ganarse la vida con cualquier negocio. Es decir, hasta que no transcurre un mínimo de un año o año y medio no empezarás a verle verdaderos beneficios. Si buscas dinero fácil y rápido y un trabajo de unas pocas horas diarias es mejor que te dediques a otra cosa.
  • Entonces, ¿qué sentido tiene dedicarse a esto? Todo el sentido del mundo si lo que quieres es conquistar tu libertad laboral haciendo lo que realmente te gusta. No tendrás a nadie detrás imponiéndote criterios, no tendrás que ajustarte a plazos de entrega y, si como yo, trabajas de freelance, te quitarás de encima la triste lacra de ver tu trabajo infravalorado y pagado tarde y mal. Ésa es la mejor recompensa y por eso merece la pena ver como al principio tus ganancias llegan con cuentagotas, pero llegan y así, mientras tu porfolio aumenta, también aumentan las descargas de tus trabajos, hasta que te encuentras un buen día con que aquella ilustración que estaba dormida en tu disco duro se ha descargado más de cien veces y seguirá descargándose hasta que a ti te dé la gana mantenerla en las agencias del micro.

Vuelvo pues a formular la pregunta:

  • ¿Qué sentido tiene dedicarse al microstock?

Dedicarse al microstock tiene todo el sentido que le quieras dar a tu libertad. La más difícil y a la vez, la más satisfactoria de las conquistas.

Hummingbird white lines
Ilustración microstock de @LaInspiratriz

Un año de microstock

Hace un par de meses se cumplió mi primer año en el mundo del micro y aunque no sé si me seguiré dedicando a ello más adelante, sí puedo asegurar que a día de hoy es una excelente opción para conseguir ingresos extra sin que se te despeine el tupé. Sin embargo aún no he conseguido hallar el Santo Grial, alcanzar el Nirvana, conocer el Quinto Elemento o conseguir el Anillo Sagrado al que aspira cualquiera que se adentre a pulmón libre en este mundo: vivir de ello.  Seguir leyendo “TRABAJAR EN MICROSTOCK: Atreverse a ser libre”